¡La Ivermectina funciona!



Como nos cuenta Txema Isabal, el gran valedor en España del uso de la Ivermectina, el Finantial Times publica que la Universidad de Liverpool ha demostrado el efecto significativo en la reducción de la mortalidad en pacientes con Covid-19 de moderada a grave de este fármaco antiparasitario barato y sin patente.

Ha sido mediante un metaanálisis de 18 estudios que ha encontrado que la Ivermectina estaba asociada con una reducción de la inflamación y una eliminación más rápida del SARS-COV-2, el virus que causa COVID-19.

La esperanza de la que hablábamos en otra entrada (enlace), va tomando cuerpo.

¡Enhorabuena Txema!


Comirnaty contraindicado en alergia a polisorbato

 


No aparece en la ficha técnica ni en el prospecto del fármaco de Pfizer-BioNTech, pero así lo han establecido tras su comercialización los CDC norteamericanos, y así lo ha reflejado el Ministerio de Sanidad en su Guía Técnica de "COMIRNATY (Vacuna COVID-19 ARNm)" (enlace), en la tabla de contraindicaciones: Reacción alérgica inmediata de cualquier gravedad a polisorbato.

La razón está en que en los Estados Unidos la incidencia de anafilaxia asociada con ese medicamento está siendo 10 veces más alta que la incidencia reportada hasta ahora con las vacunas "normales", aproximadamente 1 de cada 100.000 en comparación con 1 de cada 1.000.000. 

De ahí que los CDC hayan recomendado la exclusión de cualquier persona que tenga antecedentes de una reacción alérgica grave o inmediata (dentro de las 4 horas) asociada con cualquiera de sus componentes, incluyendo polietilenglicol (PEG) y derivados PEG como polisorbatos.

Fuente: N Engl J Med

Y es que, como tantas veces hemos advertido aquí, el polietilenglicol y los polisorbatos tienen reacciones cruzadas, por su semejanza química (enlace)

Semejanza que se ve reflejada en la anafilaxia, y habrá que estar atentos si también en otros efectos.


Las "vacunas COVID" no mencionan la "tormenta de citoquinas"

 


El fármaco experimental de BioNTech/Pfizer, Comirnaty, es el primero contra COVID-19 en recibir la autorización de comercialización condicional por la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Aquí están los enlaces a los documentos oficiales en el CIMA: Comirnatyprospectoficha técnicainforme de evaluación

En los ensayos, los casos confirmados se determinaron mediante PCR y por la presencia de al menos uno de estos síntomas: fiebre, aparición o aumento de tos, aparición o aumento de disnea, escalofríos, aparición o aumento de dolor muscular, aparición de pérdida del gusto o del olfato, dolor de garganta, diarrea o vómitos.

La "tomenta de citoquinas", el trastorno inmunológico clave en la mortalidad del COVID-19, ni se menciona porque, según la documentación, no se evaluó.

Yo no lo entiendo...


Proteina S, mielina y anticuerpos

 


La «vaina de mielina» es el recubrimiento que rodea los axones de las neuronas. Como todas las membranas biológicas, es un sistema de bicapas fosfolipídicas en el que flotan diversas proteínas.

Teorías para explicar diversos trastornos neurológicos proponen que la glucoproteína oligodendrocitaria de la mielina (MOG) puede actuar como antígeno para las células B, y por ello ser objetivo del ataque de autoanticuerpos (Rev Neurología).

Pues bien, los coronavirus pueden causar en ratones una enfermedad neurológica muy similar a la esclerosis múltiple, lo que ha llevado a sospechar que los coronavirus en humanos podrían actuar de forma similar (microbiologybook)

En ratones, la desmielinización está ligada con la proteína S, y se ha sugerido que la respuesta inmune que habría de dirigirse contra la proteína S del coronavirus se dirige a proteínas de la mielina del ratón, por su similitud, provocando la enfermedad. 

Si esta misma circunstancia se diera en humanos, los anticuerpos anti-proteína S generados por las vacunas anticoronavirus podrían atacar a la mielina, lo que podría explicar daños neurológicos observados como efecto secundario en varios ensayos, como la mielitis transversa y la parálisis de Bell.

Dado que las agencias ya han dado su aprobación y los fármacos ya han empezado a administrarse, compete a los profesionales sanitarios estar alerta ante la posible aparición de esos efectos, a través de la Farmacovigilancia.


Polietilenglicol y reacciones a vacunas

 


Los CDC norteamericanos asocian ahora las reacciones a las mal llamadas "vacunas" de Pfizer y Moderna con el polietilenglicol (PEG) que ambas contienen...

"Peter Marks, quien dirige el Centro de Evaluación e Investigación Biológica de la agencia, dijo a los periodistas que la agencia no estaba segura de qué causó la reacción, pero dijo que un producto químico llamado polietilenglicol, que está presente en las vacunas contra el coronavirus de Pfizer y Moderna, podría ser el culpable".

Fuente: thehill


Resulta que en este blog ya alertamos el 9 de septiembre sobre ese disolvente, al tratar sobre las reacciones detectadas para la vacuna de Oxford:

⏯Ensayos Vacunas COVID-19: Aparecen efectos adversos graves

Y es que parece que son muchos los experimentos anti-COVID que han echado mano del PEG, que ya casi había sido desterrado de nuestros medicamentos por su toxicidad sobre... 

Sí, ¡sobre las membranas lipídicas!


Mecanismos de membrana en el COVID-19


En este trabajo proponemos un mecanismo fisiopatológico alternativo para el COVID-19: 

Enlace: ⏯zenodo

He aquí el resumen:


  • El SARS-CoV-2 entra por los ojos, en concreto por la conjuntiva. Es algo ya descrito para otros coronavirus.
  • De allí puede pasar a las fosas nasales y dar una PCR positiva, pero lo fundamental para el desarrollo del COVID es que puede pasar a la sangre.
  • Si la persona tiene su inmunidad innata intacta a nivel de las membranas de los vasos sanguíneos, los coronavirus son eliminados en ellas.
  • Pero si las membranas vasculares están afectadas, el coronavirus puede atravesarlas y afectar a los propios vasos y a la coagulación, y penetrar en el intersticio del pulmón, riñón, páncreas, etc., y provocar el COVID-19 grave. Y eso puede darse con una PCR negativa.
  • Las membranas de los niños se regeneran rápidamente de cualquier daño, razón por la cual apenas les afecta el COVID-19.
  • Pero cuanto mayor es la edad de la persona, esa capacidad de regeneración disminuye, y es mucho más sensible a los agentes que las dañan, entre los que se encuentran determinados productos químicos incluidos en medicamentos inyectables por sus propiedades tensoactivas, como son los polisorbatos, los octifenoles y los polietilenglicoles.